Tenés que hablar en inglés con Michael Jordan

Corría abril del 98 y parecía imposible consumar un viaje Buenos Aires – Boston – Chicago para terminar una noche en el estadio de los Bulls compartiendo durante poco más de media hora una oficina con sólo tres personajes: Mike Fratello (entrenador por entonces de los Cleveland Cavaliers), Guillermo Vecchio (ex DT del seleccionado argentino) y él…

Sus impecables camisa, corbata y ambo formateaban su 1,98 metros de manera elegante. Su sonrisa y cordialidad llamaban la atención y el ambiente era tranquilo; la ocasional derrota 85 -91 de un rato antes había pasado rápido al cofre de las anécdotas.

La miniserie de Netflix “El último baile” abrió las puertas a un gran recuerdo de este periodista, con un recorrido que podría ser catalogado de mágico.

Idea y producción de Vecchio (reconocido en el mundo del baloncesto), la cita se cumplió con todos los detalles planificados para llegar al encuentro facilitado por Fratello. No tuvo el final ideal, que el séxtuple campeón de la NBA, bicampeón olímpico y considerado como una de las más relucientes mega estrella del deporte internacional de todos los tiempos diese una charla en Argentina.

“Tengo la agenda completa este año, hablemos el próximo”, palabras más más, palabras menos respondió el hombre del número 23 de su camiseta grabado a fuego en la memoria colectiva, al rechazar la propuesta de viajar por menos de 24 horas a Buenos Aires a cambio de un millón de dólares.

El inquieto periodista de ayer y hoy era un testigo privilegiado del diálogo, que seguía con suma dificultad porque su inglés era rudimentario. Tan rudimentario que ni siquiera servía para hacerle un par de preguntas y tener así respuestas que bien podrían haberse convertido en título destacado de cualquier página deportiva.

No daba para que Vecchio oficiase de intérprete con su fluido inglés, el periodista tenía que aprovechar ese momento, ese, el que quedó cara a cara con el personaje. Momento en que apenas pudo cruzar un par de frases, pedirle que le autografiara el libro de su vida y le plantease una foto.

Con Michael Jordan tenés que saber inglés, hablar en inglés y disfrutar. La experiencia resultó inolvidable y tal vez irrepetible. Pero siempre se puede más y conviene estar preparado. El periodismo brinda grandes oportunidades.

img1588429471551

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s