Las patas largas de la MENTIRA

¿En qué momento comenzó a instalarse la mentira como verdad? ¿Cuándo se disparó la modalidad de distorsionar la realidad? ¿Cuál es el límite para mentir sin que amerite un repudio colectivo o bien un accionar judicial? La Argentina celebra el día del periodista, como cada 7 de junio, sumida en un escenario que no se recuerda, al margen desde ya de la pandemia. La Argentina experimenta que, en realidad, la mentira no tiene patas cortas como se ha dicho de generación en generación.

Para que haya corrupción, se sabe que tiene que haber alguien que pague y alguien que reciba. Para que haya pelea, al menos tienen que haber dos personas. Para que una mentira eche raíces tiene que haber alguien que mienta y alguien compre, asimile y hasta se encargue de tirar a rodar la mentira. En estos años, mentirosos y mentirosas del periodismo mentiroso vienen haciendo de las suyas con una soltura de cuerpo inimaginable. Y todo pasa.

Puede que la pandemia haya resultado un campo propicio para que los mentirosos operadores mediáticos con disfraz de periodistas hayan podido derramar contenidos turbios a granel. También, es viable que algunos efectos colaterales del coronavirus hayan potenciado a los receptores y multiplicadores de mentiras. Un tiempo especial, delicado, donde las corporaciones del poder y sus esbirros aplican filigranas en cada momento.

Son minoría pero con alto poder de fuego. Son acaudalados y desde ese plano consiguieron avanzar para adueñarse de medios de alto impacto en todo el mapa nacional y bajar línea en sintonía fina: La vacuna envenena, forma parte de un negocio, no llega en cantidades apropiadas, demoran la vacunación para poder sacar provecho en la campaña electoral, el gobierno manipula las restricciones para tapar situaciones de la economía, los infectólogos son funcionales y así.

Todo conocido, sabido y de observación diaria ¿Entonces? Es el tiempo que toca. No pocos especialistas internacionales sostienen que resulta necesario tocar fondo para que se pueda pensar en una nueva etapa. Pues a esto se podría apuntar ¿Este presente no es el fondo?

Del lado opuesto está el periodismo que sostiene otros valores: Honestidad, profesionalismo y búsqueda de verdades que se conviertan en los mejores títulos, en los mejores contenidos: Una mayoría con habitantes diversos que despliegan sueños, esfuerzos individuales, colectivos, cooperativos. Este lado, hoy, celebra el día del periodista y de la periodista con las manos limpias y la conciencia tranquila.

foto: revista El Canillita

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s